Teléfono: (011) 4776-5822Mail: casadecamaras@live.comHorario: Lun a Vier 9.30-13 / 15-19Hs. Sáb 10 a 13Hs

Conoce   tu   Caámara

Conoce tu Cámara Las funciones Los accesorios Los consumibles

Aparte del modo totalmente automático que tienen todas las cámaras, siempre encontramos otros modos de funcionamiento. Modos de escena o programados en las básicas (desde unos pocos a varias docenas), y los modos creativos o clásicos (de uso más manual) en las más avanzadas.

Según vayamos usando nuestra cámara encontraremos que ante ciertas circunstancias la cámara no hace la foto todo lo bien que querríamos, o que nos gustaría que haga un efecto especial que no sale por defecto. Y en cuanto nos pica el gusanillo cada vez queremos más modos...

En las páginas que siguen utilizaremos como muestra un dial de una reflex, aunque según la cámara podremos encontrar los modos en la rueda, o seleccionables en el menú, o incluso unos de una forma y otros de otra.

img Automático
El modo automático apenas necesita descripción, su nombre lo dice todo, habitualmente representado por un rectángulo o la figura de una cámara en en color verde solo tenemos que preocuparnos de elegirlo y dejar que la cámara lo haga todo, desde la elección del tiempo necesario para captar la escena hasta la apertura mas indicada para que entre la luz necesaria. Además ajustará por nosotros el balance de blancos, el ISO y todo lo ajustable, guiándose por las indicaciones del fotómetro que todas las cámaras llevan incorporado.

Pero, si la cámara hace todo esto por nosotros ¿para qué seguir leyendo más? Aclaremos que no todo es tan fácil y que esta modalidad solo es válida para casos en que: 1) nuestra cámara ajusta muy bien todos los parámetros, que no siempre es así, 2) tenemos mucha prisa y no podemos entretenernos en ajustar nada pues cuando acabemos el pájaro ha volado, 3) no sabemos ajustar absolutamente nada más y 4) somos muy vagos.

Pero en condiciones difíciles de luz no todas las cámaras responden bien, algunas no ajustan bien el color u otros parámetros y sobre todo podemos olvidarnos de cualquier creatividad que queramos controlar.

img Retrato
Para conseguir un buen retrato lo ideal es disponer de un objetivo que nos permita aproximarnos desde cierta distancia y abrir el diafragma para que el fondo salga desenfocado pero no todas las cámaras, sobre todo las compactas nos permiten hacer esto sobre todo porque tienen una enorme profundidad de campo, esta es la razón por lo que la mayoría de ellas no incorporan este modo de escena en sus menús, aun así hay algunas marcas que se atreven con ello.

Sea compacta, ultracompacta o reflex la función de este modo programado, representada por el busto de una persona, es la de ajustar los parámetros necesarios para que obtengamos una foto en la que el sujeto salga lo mas nítido posible y el fondo desenfocado.

Si nuestra cámara no incorpora esta función o incorporándola no es lo efectiva que nosotros deseamos siempre podemos intentarlo por nosotros mismos aproximándonos con el zoom desde la distancia máxima que nos permita hacerlo y procurando que el fondo quede lo mas alejado posible. Por ultimo decir que normalmente el flash se ajusta para que se dispare en caso necesario.

img Paisaje
Representada por la silueta de una montaña y a veces también de una nube, esta función pretende conseguir que el enfoque alcance el infinito para que todo salga lo más nítido posible, al igual que en el modo totalmente automático puede que el resultado en cuanto a colorido y la exposición correcta no sea el que nosotros esperábamos dependiendo de si está nublado o hace mucho sol, pero lo que intenta este modo es que salga todo lo más correcto posible, si lo consigue o no dependerá de si nuestro modelo de cámara ajusta bien todos los parámetros. Aconsejable usar trípode si ponemos el objetivo en tele


img Macro
El modo macro representado casi siempre por un tulipán sirve para que la cámara haga los ajustes necesarios en el enfoque y diafragma de forma que podamos obtener una foto de un objeto acercándonos a él todo lo que la lente nos permita.

Los objetivos de las cámaras tienen todos una distancia mínima de enfoque y esta va a depender como tantas otras cosas de la marca y modelos de la misma. Esta distancia suele variar entre 1 y 12 cm. en las cámaras compactas y algo más (normalmente entre 20 y 50 cm.) en los objetivos de
las reflex.

Que la cámara haga los ajustes en el enfoque no quiere decir que simplemente acercándonos al objeto este quede perfectamente enfocado y tendremos que ser nosotros los que nos preocupemos de hacerlo, bien apretando el botón del disparador hasta la mitad para un enfoque automático o bien manualmente con el anillo del objetivo en cámaras que dispongan de este método.

img Acción o deportes
A veces un atleta corriendo, otras un golfista en acción, es el icono de este modo que podemos utilizar para fotografiar carreras de coches, ciclismo, aves en vuelo, y cualquier cosa que se mueva muy rápida, ya que necesitan una velocidad de obturación alta y por lo tanto mucha luz además de toda la sensibilidad posible a la misma. Para saber el tiempo de apertura necesario en cada ocasión deberemos tener alguna experiencia en este tipo de fotografía. Por lo tanto, la cámara hará los ajustes necesarios para que el obturador permanezca muy poco tiempo abierto (el que necesite según la
velocidad del sujeto u objeto), como consecuencia en ese tiempo tan corto debe entrar mas luz de lo normal, función que le corresponde al diafragma que se abrirá cuanto sea necesario, a la vez que un sistema llamado ISO hará que el sensor se "vuelva más sensible" a la luz y capte cuanta cantidad de esta pueda en el menor tiempo posible. Para que todo esto funcione de forma correcta debería ser ayudado con un día soleado o un ambiente cuanto más luminoso mejor.

img Escena nocturna
Esta escena se representa normalmente con un icono donde aparece la silueta de una persona de cintura para arriba y una media luna o unas estrellas, justamente sirve para eso, para hacer una fotografía a personas en circunstancias de luz débil pero que por razones obvias no podemos elegir el modo "nocturno o crepusculo", ya que no podemos obligar a estas personas que permanezcan inmutables durante el tiempo que la cámara necesite dejar el obturador abierto. Pero ¿entonces que es lo que la cámara hace, dispara el flash y listo? No, la cámara hace una combinación de ambas cosas,
deja el obturador abierto más tiempo y dispara el flash.

En un atardecer cuando la luz escasea por ejemplo, si dejáramos solo el obturador abierto las personas saldrían movidas y si nos limitamos a disparar el flash estas saldrían claras y el ambiente y el fondo casi negros. Por tanto una combinación de las dos harán que la foto salga mas compensada con unos sujetos claros y un ambiente y un fondo que reproduzca una luz mas natural.

Pero, ¿y el tiempo que permanece el obturador abierto, no debería la gente salir movida igualmente? Pues no, el tiempo que permanece el obturador abierto hace que la luz ambiental entre por el diafragma el tiempo necesario para que en este atardecer que hemos puesto de ejemplo la escena se vea lo mas parecida posible a las condiciones de luz en ese momento. Sin embargo y debido a esa escasa luz reinante, los sujetos no se "imprimen" en la foto en tan poco tiempo, solo lo harán los objetos brillantes y por supuesto la poca luz del ambiente así que cualquier movimiento de las personas que estamos fotografiando pasará desapercibido. Para entender esto podemos fijarnos en cualquier foto donde aparecen estelas de luz de los faros de un coche, ¡¡hay fotos en las que ni siquiera aparece el coche!! Podemos hacer una prueba si nuestra cámara nos permite dejar el obturador abierto durante un tiempo, pongamos la cámara en un trípode o encima de una mesa, ajustemos el tiempo a unos cuantos segundos en una sala con poca luz, pulsemos el disparador y pasemos por delante de la cámara caminando a un ritmo normal. Al mirar la foto comprobaremos que ¡¡no hemos salido!! solamente si lleváramos una linterna o cerilla encendida veríamos indicios de nuestra incursión por delante de la cámara.

Resumiendo, el obturador permanece abierto un tiempo mínimo que le permite recoger la luz ambiental y a continuación dispara el flash para reflejar la imagen de las personas de las cuales cualquier movimiento anterior no aparecerá rastro alguno.

img Nocturno o crepúsculo
Una media luna y algunas estrellas es el icono de esta escena programada con la que la cámara ajustará una velocidad de obturación más baja de lo normal por lo que es indispensable un trípode ya que por muy buen pulso que tengamos la foto casi con toda seguridad saldrá movida. Para los menos entendidos, y procurando que los términos "velocidad de obturación" no les suene a chino, diremos que la cámara lo que hace es dejar el agujero por donde entra la luz mas tiempo abierto, el necesario para que entre la luz que se necesita para "imprimir" la imagen. A más luz, menos tiempo de apertura, a menos luz, todo lo contrario. Como es lógico de entender, mientras el obturador permanece abierto
cualquier movimiento que hagamos repercutirá en una foto movida, y cualquier movimiento que el sujeto o cosa que estemos fotografiando haga saldrá en "movimiento". La clásica estela que deja una persona fotografiada en un ambiente festivo donde hay poca luz, o la estela de luz de los faros de los coches en fotografías nocturnas de las calles de una ciudad son debidas a esto, por lo que podemos aprovechar esta función para hacer fotos creativas si nuestra cámara no dispone de otros ajustes manuales.

img ( P ) Autoexposición programada
Representado en el dial por una P, este modo se presenta predeterminadamente con todos los parámetros preparados para ajustarse de forma automática, pero nosotros podremos cambiar y ajustar manualmente la mayoría de ellos si lo creemos oportuno.

En algunas cámaras, el modo P permite variar la velocidad de obturación, para casos en que nos interese una velocidad determinada y la apertura del diafragma, para cuando queramos controlar la profundidad de campo. La cámara se comporta entonces igual que si tuviéramos el dial en las posiciones TV o Av. Esto es lo que se denomina "Program shift o Hiper modos".

Este modo es ideal para aquellos que todavía no controlan las funciones de su cámara e intentan abandonar el modo totalmente automático o la zona de escenas programadas.

img ( Tv o S ) Prioridad a la velocidad de obturación
Tv en este caso no significa "televisión" sino "time value" o valor de tiempo. S es la abreviatura de "shutter", disparo y hacen referencia a la prioridad de la obturación.

Aquí de lo que se trata es de controlar nosotros mismos la velocidad del disparo, (el tiempo que debe permanecer el obturador abierto para que pase la luz) y dejar que la cámara ajuste de forma automática la apertura correcta del diafragma.

Dependiendo de la marca y modelo de cámara que poseamos vamos a poder elegir entre una velocidad muy rápida que puede llegar hasta 1/4000 de segundo (hay que llegan hasta 1/8000) para congelar objetos que se muevan muy rápido y velocidades muy lentas que dejan el obturador abierto hasta 30 segundos, para captar escenas con poca luz o dar rienda suelta a nuestra creatividad haciendo que el recorrido del agua de un arroyo aparezca sedosa o que una luz o un objeto en movimiento deje una estela tras de sí.

img ( Av o A ) Prioridad a la apertura del diafragma
Av tampoco son las siglas de "audio/video" sino de "aperture value", valor de apertura. En este modo al contrario que en el anterior, nosotros controlamos la apertura del diafragma y la cámara la velocidad de obturación.

Habrá que aclarar, pues se supone que el que acude a leer esto no tiene claro de que estamos hablando, que el diafragma que hay en el interior del objetivo se abre o se cierra simulando ser la pupila de un ojo para dejar pasar mayor o menor cantidad de luz según las necesidades.
Esta forma es ideal si queremos controlar la cantidad de luz que queremos que reciba la imagen, pero la apertura del diafragma sirve además para variar la profundidad de campo, así, con una focal muy abierta conseguiremos menos profundidad de campo y enfocando un objeto conseguiremos que tanto lo que hay por delante de este como el fondo salgan desenfocados, con una focal muy cerrada conseguimos mas profundidad de campo y que toda la escena salga más nítida, aunque hay que aclarar que todo esto solo es válido al cien por cien en cámaras con objetivos tipo reflex (intercambiables o no) pues en las compactas debido a la construcción de este elemento es muy difícil conseguir un enfoque selectivo.

img ( M ) Manual
Estamos solos, ningún automatismos va a echarnos una mano, o quizá sí. La verdad es que no estaremos solos del todo cuando por fin nos atrevamos a aventurarnos a disparar en modo totalmente manual. Tendremos que ser nosotros los que calculemos la velocidad del disparo, si, también tendremos que calcular la apertura del diafragma, también es cierto. Pero aun así estaremos en todo momento asistidos por algo que incorporan todas las cámaras, el fotómetro. No lo busquemos porque no lo vamos a encontrar, pero está ahí, encargándose de medir la luz reinante y calculando qué cantidad necesitamos para hacer nuestra foto.
Cuando calculemos una velocidad de disparo y ajustemos una apertura incorrecta nos daremos cuenta enseguida pues el numero que indica la apertura empezará a parpadear indicándonos que la foto saldrá sobrexpuesta o sobrexpuesta, igual ocurrirá cuando necesitemos una mayor o menor velocidad de disparo.

Pero si nuestra cámara es una compacta no dispondremos de esas indicaciones pues estas aparecen en el LCD monocromo situado normalmente en la parte superior de la cámara, no hay que preocuparse porque estas indicaciones pueden aparecer en la pantalla LCD color que sirve para componer la escena (además de visualizar la foto ya hecha), y aun así si nuestro modelo de cámara no nos las muestra la pantalla sí que nos muestra como va a quedar la foto, si muy clara o muy oscura. Además hay cámaras que incorporan un histograma en tiempo real que una vez aprendamos a descifrarlo puede ser de bastante ayuda.

El indicador de la compensación de exposición también cambiará hacia la izquierda (necesitamos compensar a más) o hacia la derecha (necesitamos compensar a menos) de tal forma que entre unos parpadeos y otros siempre sabremos cuando lo estamos haciendo mal aunque hay que matizar que... solamente nosotros llegaremos a saber, a base de tirar muchas fotos y coger mucha experiencia cuando realmente una foto necesita más de un ajuste o menos de otro ya que todo va a depender del efecto que queramos conseguir. Cuando conozcamos a fondo nuestra cámara sabremos realmente como actúa una función o un ajuste en unas determinadas situaciones y sabremos donde acudir para conseguir el efecto deseado (o al menos intentarlo).

( B o T ) Bulb o Time

Exclusivo de la mayoría de las cámaras reflex, el modo Bulb solo es una prolongación del tiempo de obturación que normalmente tiene un límite máximo de 30 segundos. En este modo todos los ajustes son manuales, de hecho algunas cámaras este modo lo encontramos en el modo manual, en el LCD girando el dial o botón que ajusta el tiempo de obturación, justo donde acaban los 30 segundos, cuando llegamos a el quiere decir que una vez que pulsemos el botón de disparo el tiempo que permanecerá el obturador abierto será indefinido, hasta que volvamos a soltarlo. Otras cámaras lo incorporan en el dial de modos programados en la zona creativa y al elegirlo estaremos de nuevo en el modo manual. Este modo es interesante solo para ocasiones muy especiales cuando queramos decidir de forma imprevista el momento en que debe acabar la exposición.

El modo Time es igual que el Bulb (también exclusivo de las reflex, es menos habitual encontrarlo y menos habitual todavía es encontrar los dos modos en la misma cámara) con la diferencia que este no nos obliga a tener pulsado el botón todo el tiempo que dure la exposición, solamente pulsamos y podemos dejar la cámara encima de un trípode, cuando decidamos acabar lo volvemos a pulsar.

Estos modos son ideales sobre todo para fotografiar el cielo acoplando la cámara a un telescopio, en constelaciones que necesitan una exposición muy prolongada. Como curiosidad en fotografía astronómica, si prolongamos una exposición unos 30 segundos bastará para ver el desplazamiento de las estrellas y en vez de puntitos brillantes obtendremos rayitas brillantes. Tanto una modalidad como otra, si nuestra intención no es crear ningún efecto raro, sino que lo que pretendemos es captar mas luz de la normal, necesitan de un disparador a distancia si no queremos estropear la escena haciendo vibrar la cámara cada vez que pulsemos.


img ( DEP ) Auto exposición con profundidad de campo
Esta extraña función la encontramos en las cámaras reflex de Canon y casi sería más propia que estuviera en la zona programada (de hecho poniendo el dial en esta posición todos se ajusta automáticamente) pero debido a que realmente es una función creativa la encontramos justamente ahí donde está.

Se trata de indicarle a la cámara dos posiciones a distancias distintas para que calcule la mejor apertura del diafragma y obtener la profundidad de campo adecuada para que los dos motivos salgan bien enfocados.
Si tenemos dos personas que se encuentran una detrás de otra y por tanto a distinta distancia del objetivo, con una compacta no será demasiado difícil hacer que las dos salgan bien enfocadas, pero con el objetivo de una reflex la cosa cambia. Podemos buscar el enfoque adecuado entre ambas, claro que sí, el problema es que lo que vemos a través del visor de una reflex no se corresponde con la realidad en cuanto a profundidad de campo se refiere, podemos estar viendo una flor con un fondo completamente desenfocado para dar énfasis a la misma y encontrarnos más tarde con que ese fondo está más nítido de lo que esperábamos. La razón no es otra que la siguiente: la cámara no realiza los ajustes en el diafragma hasta el momento del disparo.

Con el monitor de la cámara no podemos contar porque al menos en el momento de escribir estas líneas no hay ninguna reflex en el mercado que te permita usarlo para mirar por el mientras compones la escena y mucho menos pueden hacerlo los usuarios de una analógica, así que para paliar este contratiempo las cámaras reflex tienen un botón llamado "botón de profundidad de campo" que al pulsarlo nos muestra como va a quedar la escena y que es heredado precisamente de las analógicas. Pero nos encontramos con un nuevo contratiempo, si hemos elegido una apertura muy pequeña veremos todo muy oscuro y en interiores prácticamente es imposible ver nada, esto es lógico si pensamos que la luz que esta apertura deja pasar es muy poca, la foto necesitará un tiempo de obturación suficiente pero nosotros por mas tiempo que pasemos mirando no vamos a captar mas luz de la que vemos en ese momento.

Por lo tanto esta función intenta ayudarnos a conseguir este efecto que de otra forma puede ser imprevisible, para ello, una vez elegida esta posición en el dial procedemos a enfocar al primer sujeto y realizar un disparo que no llega a imprimir la foto, solo recoge información del enfoque, enfocamos al segundo sujeto y sin perder este ultimo enfoque componemos la escena, ahora si, realizamos el disparo definitivo. La cámara debe haber calculado los parámetros necesarios para que los dos sujetos hayan salido bien enfocados.

Hay que aclarar que todo esto será posible con una distancia limitada entre los dos motivos que vamos a fotografiar, que va a depender del objetivo usado y de las distancias focales de los que estos dispongan.